Autor Tema: Test Clio Cup 2006  (Leído 460 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Julieta

  • Moderadora
  • Webmaster
  • Todo por el Clio Club
  • ******
  • Mensajes: 10679
  • Sexo: Femenino
    • Clio Club en Youtube
Test Clio Cup 2006
« en: Agosto 19, 2010, 03:41:19 am »
Lo encontré en una página pero no podía dejar de postearlo, aunque nunca podamos probarlo en nuestro país y sea un artículo viejo, está bueno para leer







Primero fue el divertido y añorado R-8 TS de propulsión posterior, luego el R-5 Copa Turbo, tras él llegé el explosivo e indomable GT Turbo, el más equilibrado Clío 16v, el muy desarrollado Mégane 16v para terminar con el hasta ahora actual Clío Sport, que ha estado compitiendo desde 2001. En vista de los tiempos conseguidos, la calidad de fabricación y la fiabilidad demostrada durante las últimas cuatro temporadas, el sucesor del primer Clío Renault Sport tenía el listón muy pero que muy alto. Un peso contenido, un chasis muy bien desarrollado y la caja de cambios secuencial lo hacían rapidísimo frente al cronométro.
Estéticamente, la nueva criatura realizada por Renault Sport en Dieppe no tiene desperdicio. Es más afilado que el anterior, por fin sus neumáticos enseñan sus verdaderas prestaciones y la toma de aire del techo otorga mucha agresividad. Si continuamos por la zaga encontramos una aerodinámica a la moda, con un extractor de aire trasero unos bajos muy trabajados, además de un alerón de enormes dimensiones.


MEJORAS MECÁNICAS.
Pero lo que realmente hay que estudiar del nuevo Clío son sus partes mecánicas. El chasis es más rígido y el arco de seguridad mucho más completo y desarrollado, las cotas han crecido en anchura y la batalla se ha modificado respecto al coche de serie para poder defenderse mejor en los giros medios y rápidos.
El esquema de suspensión delantero poco tiene que ver con el del coche de serie. Un pivote independiente que permite todo tipo de reglajes acompaña a unos amortiguadores que no son regulables y unos muelles también fijos. Mientras que en la trasera se ha reforzado el puente, se ha incorporado rótulas Uniball y nuevos tirantes específicos que permiten esas regulaciones con las que se encuentra ese punto que hará que los pilotos más avispados consigan un set up que haga a este Clío ser ese poquito más efectivo que los demás o conservar mejor los neumáticos en carrera. Y ya que hablamos de los neumáticos, éstos han crecido considerablemente gracias a las nuevas llantas de 17" que sustituyen a las escasas de 15" de su predecesor, su auténtico talón de Aquiles.

210 CABALLOS A 7.300 rpm. El motor que equipa también es un dos litros atmosférico con distribución variable, pero con 20 caballos extra. Éstos se han conseguido gracias a un nuevo sistema de escape y un mapa de inyección más agresivo. A pesar de ello, las prestaciones en recta serán muy parecidas, ya que el modelo que nos ocupa ha ganado nada menos que 150 kilos. Se ha trabajado este apartado, y se echamos un vistazo a fondo del vehículo, descubrimos que no hay nada que sobre, pero las exigencias de seguridad de los vehículos de serie son cada vez más estrictas y las carrocerías vienen más reforzadas y, por consiguiente, son también más pesadas. De todas formas, se podría haber equipado con puertas, capó, portón y ventanas traseras de fibra. Algo que no hubiera subido el coste en exceso pero con lo que sí se habría bajado considerablemente su cifra en la báscula.
A este grupo motrz va acoplada una caja de cambios secuencial de seis velocidades firmada por Sadev muy parecida a la del actual vehículo. Ésta además cuenta con el sistema cut off, que permite cambiar sin levantar el pie del acelerador.
El interior de este Clío nos demuestra el grado de compromiso de Renault Sport por hacer un coche verdaderamente de carreras, estudiado y pensado desde el primer boceto en su utilización en competición.
A unos acabados impecables se une un habitáculo 100% de carreras presidido por un salpicadero exclusivo que ésta equipado por una pantalla digital firmada por Magnetti Marelli que nos informa detalladamente de multitud de temperaturas y velocidades. La barra de la dirección es más larga y cuenta con sendos refuerzos a los lados que hacen el ambiente muy racing. A la derecha nos encontramos con la palanca de cambios (que nace de la barra de la dirección, al estilo de los WRC de hace algunos años) y una consola central también específica que alberga los interruptores de luces, ventilación, bombas y sistema eléctrico.
Gracias a la llamada de Ramiro Mora y al Team Elías pudimos subirnos al coche justo el jueves anterior a la carrera y ofrecer esta prueba en exclusiva con el estreno en competición de estos coches. En realidad, una verdadera papeleta tanto para el piloto como para el probador, ya que si algo pasaba no había tiempo de reparación. ¡Nada más terminar el coche partía para empezar la temporada en Albacete!

A LA PISTA. Con esas premisas salimos a pista. Por delante cinco vueltas al trazado del Jarama. Una prueba suficiente en la que pudimos tomar cotnacto y descubrir los secretos de esta nueva máquina que nos acompañará por los circuitos durante al menos tres temporadas.
Lo que más nos gusta de este coche es el perfecto funcionamiento de la caja de cambios. Es una delicia. En este caso requiere movimientos más fuertes y secos que los del año pasado, pero su nueva posición es más cómoda. El motor suena muy bien y empuja con fuerza, sobre todo entre 7.000 y 7.500 vueltas, donde realmente tira con rabia, pero no impresiona en ningún momento. Los kilos son los kilos, y a pesar de contar con 20 caballos extra, el empuje es el mismo o incluso menor. Habría que analizar datos de telemetría para ver lo que se ha ganado o perdido en este aspecto.

MÁS SUBVIRADOR. El comportamiento sí que ha sufrido una gran transformación. Su antecesor contaba con una zaga muy juguetona que lo hacía ágil, pero también complicado de pilotar, teniendo que estar muy atentos en todo momento para no hacer un trompo. En este todo es más fácil, ya que la trasera está mucho más amarrada. No sabemos si es por el reparto de pesos, por las convergencias, por el trabajo del alerón y el deflector trasero, por el nuevo peso en ese eje, pero este año los equipos tienen trabajo para conseguir una trasera que permita jugar a la entrada de los giros. Pero eso si, hay que encontrar un equilibrio, ya que no se va, pero cuando lo hace se comporta como lo que es, un auténtico coche de competición, siendo muy difícil conseguir recoger la trasera.
Los frenos muy asistidos. Su trabajo es muy bueno y nos permitió para el conjunto en unas referencias mejores incluso que con el Hyundai Coupe, pero su tacto es muy asistido y a la mínima que nos pasamos el coche nos responde blocando un eje.
El resumen general es que resulta un vehículo perfecto para lo que sido concebido, muy de carreras y divertido de pilotar, pero que le costará o no llegará a conseguir los tiempos de su ancestro por culpa del peso.

Desconectado ricardogigena

  • Fanatico del Clio
  • ****
  • Mensajes: 711
  • Sexo: Masculino
  • Scuderia ITALIANA
Re: Test Clio Cup 2006
« Respuesta #1 en: Agosto 21, 2010, 13:19:41 pm »
Excelente Test, cuando haran un ultra deportivo diesel!? jeje, yo seria un comprador!
Fiat Strada JTD Multijet!
1,3 16V TGV Intercooler!

Desconectado guille0

  • Enfermo por el Clio
  • ******
  • Mensajes: 3203
  • Sexo: Masculino
Re: Test Clio Cup 2006
« Respuesta #2 en: Agosto 21, 2010, 14:33:16 pm »
Muy bueno el test, que groso que te vendan el auto listo para correr.

No hay un R8 diesel?